3 claves para leer el lenguaje corporal

Lo que veas y escuches en cualquier situación, no siempre refleja las actitudes reales que la persona puede tener. Para comprender correctamente las cosas, debes seguir tres claves que te explico a continuación.

Regla 1. Leer los gestos en conjunto

Uno de los errores más comunes e importantes se realiza al principio. Cuando alguien que empieza a interpretar el lenguaje corporal lee un gesto solitario, haciéndolo así lo aísla de otros gestos o circunstancias.

Para explicarlo mejor te voy a poner un ejemplo. Cuando alguien se rasca la cabeza puede significar varias cosas:

  • Sudor
  • Caspa
  • Piojos
  • Inseguridad
  • Olvido
  • Despiste
  • Mentira

tres claves para leer el lenguaje corporal

Como puedes ver, con un solo gesto puede haber varias interpretaciones. Todo depende de los otros gestos que se producen simultáneamente.

En cualquier lenguaje hablado sucede lo mismo. El lenguaje corporal tiene diferentes elementos y hay que tenerlos en cuenta. Compáralo con el lenguaje verbal, el del cuerpo también tiene palabras, frases y puntuación. Cada gesto equivale a una palabra, y una palabra puede tener varios significados.

¿Alguna comparación más específica entre el lenguaje corporal y el verbal?

La única manera de comprender el significado de una palabra, es analizar todo el conjunto de estas del que está rodeada. Cuando analizamos gestos, estos están en medio de “frases” o conjuntos. Estos revelan de manera invariable la veracidad de los sentimientos de la persona o de sus actitudes.

Del mismo modo que sucede en el lenguaje verbal, el lenguaje corporal necesita de un mínimo de tres palabras para poder definir con exactitud cada una de ellas. Cuando hablamos de una persona perceptiva, nos referimos aquella que es capaz de leer las frases del lenguaje del cuerpo de otra persona; y que además las empareja adecuadamente con las frases verbales que pronuncia.

Por lo tanto, para una lectura o interpretación correcta es necesario observar los grupos de gestos.

Regla 2. Busque la congruencia

Buscar la congruencia entre ambos lenguajes es muy importante. Las investigaciones han demostrado que las señales que realizamos de manera no verbal, producen cinco veces más impacto que las señales verbales. Entonces cuando ambos lenguajes son incongruentes, las personas, confían en el mensaje no verbal e ignoran el contenido verbal.

Vamos a poner como ejemplo a alguien que quiere venderte un producto. Esta persona se encuentra detrás de un mostrador, con los brazos cruzados sobre el pecho (postura defensiva) y la barbilla baja (postura crítica y hostil). Este lenguaje no verbal que tu percibes, lo combina con un que sí que es verbal y te argumenta que es muy buen producto el que te ofrece. ¿Estarías convencido de adquirir ese producto?

Otro ejemplo, imagínate que contratas a una niñera para que cuide de tus hijos. Y cada vez que quiere enfatizar un punto de su personalidad da un golpe rotundo y breve en la mesa. ¿Encontrarías alguna falta de incongruencia si te dice que es cariñosa y dulce?

Regla 3. Interprete los gestos en contexto

Debemos también tener en cuenta el contexto en el que se producen los gestos. No podemos pretender identificar correctamente un gesto si no tenemos en cuenta el contexto en el que se realiza. ¿Y con esto a que me refiero?

Con esto me refiero a que imaginémonos que ves a una persona en un día de invierno. Un día realmente frío en el que la persona se encuentra sentada en la parada de autobuses. El cuerpo de este individuo tiene la siguiente postura: brazos cruzados, piernas también cruzadas y barbilla hacia abajo.

Con la descripción del contexto que te he dado, de la temperatura del día y la actividad que realiza. ¿Qué encuentras más coherente?

  • La persona tiene frio y por ese motivo cruza los brazos y las piernas. De este modo resguarda más el calor corporal y baja la barbilla para evitar que entre frío por el cuello de la chaqueta.
  • La persona está totalmente a la defensiva y no quiere saber nada de nadie.

Hay que tener muy en cuenta el contexto. Si esta persona mantiene estos mismos gestos cuando se encuentra sentada en una mesa contigo; mientras que tú enfrente suya trata de venderle un producto. Entonces en ese caso ya sería más correcto interpretarlo como que esa persona se siente negativa o rechaza su oferta.

¿La clave para interpretarlo correctamente?

La clave para interpretar con exactitud el lenguaje corporal, es la observación de los grupos de gestos y la congruencia de ambos canales.